Fotografia de Arquitectura: Objetivos Especiales

Fotografia de Arquitectura: Objetivos Especiales

En la Fotografía de Arquitectura, uno los parámetros más importantes es el control de la perspectiva. Esto se refiere a que las líneas verticales de un edificio (tanto de exterior como de interior) se deben mostrar como son en la realidad: perfectamente verticales.  Para conseguirlo, tenemos los objetivos de control de la perspectiva.

 

Las Líneas Verticales: El Control de la Perspectiva

Para conseguir que las líneas verticales de un edificio salgan sin fuga,  el objetivo de la cámara tiene que estar completamente paralelo al suelo (es decir, no debe apuntar ni hacia arriba ni hacia abajo). Sin embargo, esto no es a menudo posible debido a la falta de espacio entre la fachada del edificio y la posición de la cámara. Esto obliga o bien a utilizar objetivos muy angulares (con la consiguiente distorsión), o bien a intentar hacer la toma desde un punto más alto (como por ejemplo desde un edificio cercano). En caso de haber espacio, la solución sería alejarse del edificio, pero esto conlleva utilizar una focal más larga, lo que acaba aplanando mucho la perspectiva. Entonces ¿cuál es la solución? Los objetivos con control de perspectiva.

 Edificio de oficinas en Madrid

Los Objetivos con Control de la Perspectiva


Objetivo Nikon 24 mm PCEstos objetivos tienen dos tipos de movimiento: el basculamiento (el objetivo pivota sobre su eje hacia arriba/abajo o izquierda/derecha) lo que produce una inclinación del plano focal (es el famoso efecto tilt-shift que tan de moda está ahora, aunque en este caso, solo se trataría del tilt). El segundo movimiento -y el más utilizado en la Fotografía de Arquitectura- es el desplazamiento vertical del objetivo (es el shift). Esto permite subir -o bajar- la perspectiva del encuadre sin generar líneas de fuga (es decir, manteniendo las verticales). Es el mismo resultado que si hubiésemos subido la cámara unos cuantos metros en el aire.

 

¿Y no se puede corregir en Photoshop?

Si y no. En realidad, depende del grado de la fuga en la fotografía: cuanto mayor, más corrección hay que aplicar en Photoshop, lo que produce varios efectos secundarios indeseables:

1 Reducción del ángulo de visión (al corregir la fuga, perdemos los espacios laterales en la fotografía)

2 Deformación de las proporciones del edificio (se hace más bajo y más ancho)

3 Interpolación de los píxeles de la fotografía (con una progresiva degradación de la imagen)

En definitiva, en Photoshop se puede (y se debe) hacer solo correcciones pequeñas de la perspectiva, y para ello, es imprescindible que el Fotografo de Arquitectura cuente con uno de estos maravillosos objetivos .

 

También en Interiores se Corrige la Perspectiva

No nos olvidemos que en la Fotografía de Interiores, a menudo es necesario incluir en el encuadre los techos u otros elementos que están en la parte superior del encuadre. Esto no es posible hacerlo sin crear fugas, a menos que se utilice un objetivo de control de perspectiva.

Fotografía de arquitectura: perspectiva

 

Estos objetivos de control de la perspectiva, nos permiten obtener unos encuadres muy especiales (como en el ejemplo de aquí arriba) que sería muy difícil obtener de otra manera. Aunque son objetivos caros, realmente valen la pena y los recomiendo sin lugar a dudas.

 


Comentarios

* campos requeridos